Para muchos construir una casa es simplemente cuestión de comprar el terreno y contratar la empresa constructora que se encargará de hacer el resto.

Nada más lejos de la realidad.

Hay decisiones que tu como mandante puedes tomar que repercutirán en el buen diseño, planificación y ejecución de la construcción de tu casa.

Es por esto que te recomendamos realizar un estudio geotécnico o de suelo antes de construir cualquier obra.

A menudo las empresas contratistas que diseñan y construyen una casa de uno o dos niveles no se interesan por hacer un previo estudio del terreno donde se emplazará la vivienda.

La razón de esto es por que asumen que, es una obra de poco peso en comparación con un edificio, y además prefieren “ahorrarse” el tiempo y costo de invertir en un estudio de suelo.

Otra práctica muy común cuando las contratistas no conocen con exactitud las propiedades del suelo, es guiarse por lo que hizo el vecino respecto al tipo de cimentación a realizar o simplemente sobredimensionarlas.

En nuestra opinión esto es un error porque un estudio de suelo ayuda a determinar cuánto vas a gastar o cuánto puedes ahorrar en una parte tan importante como lo son las cimentaciones de tu vivienda nueva.

Entonces, ¿Qué nos aporta un estudio de suelo?

Este estudio es sumamente valioso ya que nos permite conocer:

1. Las características físicas y geológicas del suelo

2. La secuencia litológica

3. Las diferentes capas y su espesor

4. La profundidad del nivel del agua subterránea

5. La capacidad de resistencia de un suelo o una roca.

 

¿Porque es importante un estudio de suelo?

Esta información nos permite determinar el tipo de cimentación más adecuado para el tipo de casa a construir, así como los establecimientos de la estructura en relación al peso que va a soportar.

 

¿Cómo se hace un estudio de suelo?

El método se realiza mediante perforaciones sobre la superficie del terreno para la toma de muestras particulares del subsuelo. 

Con ello la empresa o profesional que realiza el ensayo entrega un informe que indica la capacidad de carga del suelo, así como las virtudes o irregularidades que pudiera beneficiar o afectar al proyecto.

 

¿Cuándo hacer un estudio de suelo?

Cuanto antes mejor. Si queremos saber las características del subsuelo es necesario encargar un estudio geotécnico antes de empezar el proyecto.

Sin embargo, si el objetivo es conocer las condiciones del terreno antes de comprarlo podemos solicitar una calicata de subsuelo a un geólogo.

Este es un proceso mucho menos costoso que un estudio completo y del que obtendremos la información clave sobre el tipo de terreno y su resistencia

De esta manera evitamos invertir en un terreno con condiciones especiales o suelos problemáticos a nivel constructivo tales como:

1. Arcillas expansivas

2. Limos colapsables

3. Arenas licuables

4. Materiales muy blandos

5. Rellenos mal conformados

6. Problemas de estabilidad de taludes o laderas

 

¿Cómo se realiza una calicata o cata?

Para realizar una calicata, solo hay que pagar el desplazamiento y un par de horas de trabajo del geólogo.

Se realizan excavaciones de profundidad pequeña a media, con un máximo de entre 3 y 4 metros de profundidad. Generalmente estas se realizan mediante retroexcavadora.

La información que obtenemos es esencial para tomar la decisión de compra. A veces, el mismo geólogo puede orientarte sobre la calidad del terreno mediante fotos.

 

Mejor prevenir que lamentar

Si no se realiza un adecuado estudio de suelo, una vez finalizada la construcción de tu casa podrías correr el riesgo de sufrir diferentes problemas constructivos:

1. Grietas

2. Descuadre de puertas y ventanas

3. Hundimientos de paredes y pisos

 

Esto significa simplemente costos innecesarios y dolores de cabeza.

Se gastaría mucho en reparar o tratar de estabilizar el terreno y todo por ahorrar en aspectos primordiales que en realidad arriesgan el valor de tu inversión.

Nuestra recomendación es que no escatimes en la evaluación de los aspectos más críticos en la planificación y construcción de tu casa.

Tu mayor tranquilidad será saber que la construcción de tu casa tiene cimientos justo donde se encuentra tierra firme.